18 de febrero de 2014

Bagels

Se me quita la contractura, estoy una semana bien y ¡chas! gripe pa'l cuerpo.

 ¿¡PERO POR QUÉ!? Soy gafe. He llegado a la conclusión de que soy gafe.

El miércoles me empezó la gripe y bueno, desde ayer estoy un poquito muy afónica. El domingo era Manolo y desde ayer no tengo voz. Adoradme.

En fin, menos mal que tenía esta receta en borradores para casos como este, porque esta semana no he tenido mucho tiempo muchas ganas de ponerme a cocinar.
¡Así que hoy os traigo unos bagels!

La primera vez que vi los bagels fue en la serie The OC, no sé si la recordáis. Me rechifla esa serie. Creo que si tuviera que elegir una sola serie me quedaría con esa.
Bueno, pues los vi ahí y me llamaron mucho la atención, pero nunca me pregunté cómo se hacían ni nada parecido hasta ahora. El otro día -antes de ponerme mala- hablando en casa con P, me dijo que los preparara y así fue. Empecé a investigar y al final creo que no salieron tan mal.
Aún así, os voy a dejar un poquito de historia antes de daros la receta...


Los bagels o beigels, son panes tradicionalmente elaborados con harina o con trigo, que suelen tener un agujero en el centro. Antes de ser horneados se cocinan en agua, dando como resultado un pan denso con una cubierta exterior ligeramente crujiente. Suelen estar cubiertos con semillas de sésamo, cebollas o ajos secos, sal gruesa, o de todo a la vez.
Estos panecillos fueron creados en Cracovia, Polonia, para competir con el bublik (un pan delgado de harina de trigo diseñado para la Cuaresma).
Leo Rosten declaró, en el Reglamento de la Comunidad de Cracovia, que los bagels se debían dar como regalo a una mujer en el parto; así, a mediados del S.XVI y principios del S.XVII, el bagel se convirtió en un elemento básico de la dieta polaca. Posteriormente se popularizó en la comunidad judía, y fue ahí cuando se comenzaron a vender en panaderías londinenses. Más tarde, la emigración a América del Norte de ciudadanos judíos y europeos favoreció la implantación del bagel y su comercialización en América.
Los bagels pueden consumirse solos, pero lo más habitual es abrirlo por la mitad y comerlo como un bocadillo. Se suelen comer rellenos de crema de queso, salmón, tomate y cebolla; pero también existen los bagels de desayuno, consumidos con huevo, queso y jamón.

-> Ingredientes:
          - 500 gr de harina de fuerza.
          - 1 huevo mediano.
          - 250 ml de agua templada.
          - 1 sobre de levadura de panadería.
          - 1 pizquita de sal.
          - 1 cucharada de aceite de oliva.
          - 1 huevo batido.

-> ¿Cómo se hacen?
           1. En un bol mezclamos la harina, la levadura y la sal. Reservamos.
           2. En otro bol mezclamos el huevo, el agua y el aceite de oliva. Removemos bien hasta que se integren lo más posible.
           3. Vertemos el bol con el líquido sobre el bol de la harina y mezclamos con las manos o con el gancho de la batidora.
           4. Volcamos la mezcla sobre una superficie enharinada y amasamos unos 5 minutos.
           5. Dividimos la masa en ocho partes y hacemos ocho bolitas; colocándolas en una bandeja enharinada. Dejamos levar 30 minutos tapadas con papel film.
           6. Con el mango de una cuchara de madera hacemos un agujero en el centro de cada bolita y lo agrandamos un poco con los dedos. Dejamos levar 40 minutos.
           7. Precalentamos el horno a 230º; mientras tanto ponemos agua a hervir en un cazo.
           8. Cuando el agua hierva, vamos introduciendo los bagels y hervimos cada uno un minuto y medio.
           9. Dejamos secar 5 minutos, luego los pasamos a la bandeja de horno, pintamos con huevo batido y horneamos 15 minutos.
          10. Sacamos y dejamos que se enfrien totalmente sobre una rejilla.



NOTAS:
  • Al hacer el agujero, luego lo agrandamos con los dedos para que en el segundo levado, al hervir y al hornear, el agujero no se cierre.
  • Cuando los pongáis a hervir, cuidado con el tiempo. Tiene que ser un minuto y medio exacto; si los dejáis menos se van a deshacer y si los dejáis más quedarán muy secos al hornear.
  • Antes de hornear y después de haberlos pintado con huevo, podéis ponerles por encima cualquier semilla que os guste, de sésamo, de calabaza, de girasol... no sé, dejad volar la imaginación; o dejadlos sin semillas como he hecho yo.
  • A la hora de comerlos, los abrís por la mitad (como en las fotos) y los rellenáis de lo que queráis. ¡Las combinaciones son infinitas!

Y ahora quiero comentaros dos cositas:
La primera es que Azúcar y Orégano me ha otorgado el premio Tag conóceme. ¡¡Muchísimas muchísimas gracias!!
No voy a poner preguntas ni nada de eso porque son las mismas reglas que premios anteriores y me parece un poco repetitivo; pero quería deciros que me lo han dado y estoy muy contenta de que os guste mi trabajo y que valoréis el esfuerzo y esas cosillas :)
Y la segunda es super hiper mega ultra guay para aquellas personas que -como yo- no tengan un robot de cocina y su bolsillo no les permita comprarse un Bosch Mum 5 o una KitchenAid. Bien, en Amazon tenéis el robot de cocina Bosch Mum 4 por la interesante cantidad de 60€ con gastos de envío incluídos. ¡A qué esperais! yo ya pedí el mío y no puedo esperar a que me llegue, ¡aaaah! que nervios.


Y esto es todo por hoy. ¡Hasta el martes que viene!
¡Que paséis una semana fantástica!
♥ Gracias por estar al otro lado 


No os olvidéis que podéis mandarme fotos de las recetas si habéis intentado hacerlas, y luego yo las publicaré en el blog.
También podéis seguirme en twitter y en la página de facebook.
Todo lo encontraréis AQUÍ



12 comentarios:

  1. Hola guapa!!!
    Espero que poco a poco vayas recuperándote porque es un placer ver tus maravillosas recetas.............en serio te gusta esa serie???? ya no me acordaba de ella, a mi me tenía muy enganchada........creo que esos bagels hacen que me sienta nostalgica y tenga ganas de volver a ver la serie y sobretodo de probarlos!!!!!.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Pilar! :)
      Me ENCANTA esa serie, a mi creo que todavía me tiene enganchada jajaja

      Eliminar
  2. Preciosa espero que te pongas buena prontito! La receta me encanta, aquí los encuentro en el súper y los pongo con salmón y queso de untar y buenísimo :) muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya estoy mucho mejor, gracias Tamara :D
      Yo no los había probado nunca, pero creo que no me quedaron mal jaja

      Eliminar
  3. Espero que te ponga buena ,los bagels muy ricos tomo nota besitos

    ResponderEliminar
  4. Nunca había visto esto de hacer en el agua los panecillos... pero la verdad es que tiene una pinta muy buena. Seguro que están riquísimos. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sí, pero no lo había probado nunca. Al cocerlos en agua antes de hornearlos se les da una textura un poco más densa que la de un pan normal

      Eliminar
  5. Pobrecita, espero que te pongas buena pronto!
    Que pinta más deliciosa tienen estos bagels!!
    ¿Te gustaría viajar con tus fogones por el mundo?
    Pásate por mi blog, te invito a participar en un proyecto muy especial
    http://pequenasdeliciasdemaria.blogspot.com.es/2014/02/reto-cocinando-por-el-mundo.html
    Un besito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!
      Para allá que voy, a ver qué tramas esta vez :)

      Eliminar
  6. Vaya,si es que cuando uno se pone malo,parece que le pilla todo!!espero que te mejores pronto.Una receta que no tardaré en probar,llevo tiempo queriendo hacer bagels,pero no encontraba recetilla que me gustara,la tuya me ha encantado,así que apuntada queda!!Besitos
    Carlos-Chocoboss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Carlos! mi vida últimamente parece "Una serie de catastróficas desdichas" jajaja
      Quiero verlos cuando los hagas! un beso :)

      Eliminar

Blogging tips