30 de enero de 2015

Pie de San Valentín

¡Hola!

Siento mucho no haber podido publicar la semana pasada, pero estaba mala no, malísima. Estuve casi todo el jueves y el viernes entero en la cama, y era un post que no tenía preparado del todo y, la verdad, no me apetecía nada sentarme delante del ordenador a escribir. Yo sé que me entendéis y que me perdonáis... ¿verdad? :)

Bueno, para compensaros, he decidido empezar hoy con las recetas de San Valentín para que os de tiempo de prepararle a vuestros amorcitos algo muy especial para un día lleno de amor!

La verdad, no es que yo sea muy partidaria de esta celebración, porque pienso que el amor se demuestra todos los días, no uno solo. Y que no por comprar algo a un ser querido ese día vas a quererle más o menos... pero bueno, tampoco está de mas hacer algo especial para ese día.

Mi primera aportación "San-Valentiniana" es una tarta de masa brisa rellena de mermelada de manzana y albaricoque con manzana natural. ¡Rico, rico! Así que vamos allá :)
Pie de mermelada de manzana y albaricoque con manzana natural

Para un molde de 22 cm de diámetro
2 láminas de masa brisa
250 gr de mermelada de manzana
250 gr de mermelada de albaricoque
2 manzanas grandes troceadas
1 huevo batido

Primero precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo.
Cubrimos nuestro molde con la primera lámina de masa brisa y pinchamos el fondo con un tenedor para que no suba. Pintamos nuestra base de tarta con huevo batido y horneamos a 180º durante unos 12 minutos.
Mientras tenemos la base del pie en el horno, mezclamos en un bol las mermeladas y las manzanas troceadas hasta que quede todo bien integrado y las manzanas bien repartidas por la mezcla; reservamos.
Extendemos en nuestra área de trabajo la segunda lámina de masa brisa y, con un cortador pequeño en forma de corazón, vamos cortando la lámina. La masa que nos sobre, la volvemos a amasar, estiramos con un rodillo y volvemos a cortar.
Pasados los 12 minutos de horneado de la base, la sacamos del horno y volcamos la mezcla que habíamos preparado para el relleno en ella. Vamos cubriendo nuestro pie con los corazoncitos que hemos cortado anteriormente; siempre de fuera hacia adentro.
Pintamos nuestro pie con huevo batido y horneamos unos 20 minutos. 
Pasado este tiempo sacamos del horno y, o dejamos enfriar sobre una rejilla, o lo servimos en caliente.


¿Os ha gustado este pie de San Valentín? La verdad es que no es nada complicado de hacer y queda muy resultón :)

Si os gustan las tartas tipo pie no dudéis en mirar este o este!

Nos vemos la semana que viene
¡No te olvides de suscribirte si no quieres perderte nada!

2 comentarios:

  1. Que idea tan bonita y tan vistosa cubrirla de corazones :) besitos cuantomasdulcemejor.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. Hola Nisa, siento mucho que hayas estado enferma, lo primero eres tu así que recuperate y el pie que has hecho me encanta, tiene una pintaza deliciosa y a mi tampoco me gusta dejarme llevar por fiestas impuestas pero si me gusta sorprender a mi familia con algún postre especial como este.
    Un besito enorme y mejorate guapa.

    ResponderEliminar

Blogging tips