13 de febrero de 2015

Galletas de San Valentín

¡Hola!

Ya llevamos dos semanas en el blog con recetas de San Valentín, pero, ¿sabemos realmente lo que es esta fiesta? 
Muchos piensan que San Valentín es una fiesta creada por los grandes centros comerciales, pero su origen se remonta al Imperio Romano.

San Valentín era un sacerdote que ejercía en Roma allá por el siglo III, mientras gobernaba el emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios entre jóvenes porque, según él, los jóvenes sin familia eran mejores soldados porque tenían menos ataduras. San Valentín consideró que ese decreto era injusto y desafió al emperador casando a los jóvenes enamorados en secreto. Cuando el emperador se enteró mandó a que lo encerraran y lo ejecutaron el 14 de febrero del 270; de ahí que este día se considere el día del amor y la amistad en honor de este Santo que luchaba por ello.

¿A que es una historia interesante? Miren que yo no soy muy católica pero este es uno de mis santos favoritos, y no porque los grandes centros comerciales hayan impuesto una ley de "compra algo por San Valentín o significará que no quieres a tu pareja".

Y ahora que ya os he dado mi pequeña lección de esta semana... ¿qué tal si os doy la receta de estas galletas tan bonitas? las podéis preparar en un pispás y quedan muy bien como regalo a quien queráis ya que la decoración es muuuy adaptable :)
Galletas de mantequilla

Para, aproximadamente, 24 galletas
5 tazas* de harina
1 taza de azúcar glass
2 huevos
200 gr. de mantequilla cortada en cuadraditos
Una pizca de sal

Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo.
Ponemos en el bol de la batidora, o en un bol grande si vamos a amasar a mano, todos los ingredientes y mezclamos, a velocidad media, con el gancho, hasta que esté todo integrado.
Volcamos nuestra masa sobre un papel de hornear que hemos colocado en nuestra superficie de trabajo, cubrimos con otro papel de hornear y estiramos con un rodillo al grosor que más nos guste.
Cortamos con un cortapastas** y horneamos a 180º durante 12 minutos.
Pasado este tiempo, dejamos enfriar sobre una rejilla y, una vez frías, decoramos nuestras galletas con rotuladores de tinta comestible.

*1 taza = 1 cup
**La masa sobrante podemos volver a amasarla y cortarla de nuevo.
Bonitas y fáciles de hacer, ¿eh? Estas galletas también podemos hacerlas grabadas o decoradas con fondant, que también quedan genial para estas fechas, o para cualquier otra :)

Nos vemos la semana que viene
¡No te olvides de suscribirte si no quieres perderte nada!

2 comentarios:

  1. Hola Nisa, una historia de lo más romántica y unas galletas preciosas, con un regalo así seguro que nuestro enamorado todavía se enamorará más si cabe. Deliciosas.
    Un besito y feliz y romántico finde.

    ResponderEliminar
  2. Qué chulas y qué bonito detalle para San Valentín :)
    Besitos y feliz semana

    ResponderEliminar

Blogging tips